Un público obligado a escuchar