Por qué damos testimonio?