No hay lugar para el letargo