La prueba está en la luz