La bendicion de los partidarios