Hay que reconocer la trampa