El previo requisito del éxito