Dios es quien lo garantiza