Arrebatada la victoria de las garras del infierno